Una experiencia épica en el Auditorio Nacional “The Lord of the Rings: The Fellowship of the ring”

Foto: Paola Ortiz
Foto: Paola Ortiz

Nota: Al leer la siguiente reseña escuchando el video que se adjunta al final de ésta podrá agregar dramatismo y emoción a su lectura, logrando una experiencia multisensorial, una pequeña prueba de lo que fue ver la película de El Señor de los Anillos con la Orquesta de Las Américas tocando la música en vivo.

Eran las 8:20 pm y la gente seguía entrando por las puertas del Auditorio Nacional, en el recinto resonó una voz que daba la tercera y última llamada para que la épica aventura comenzara. Rápidamente las butacas comenzaron a llenarse, en el escenario los 225 músicos que integran la Orquesta de Las Américas uniformados con elegantes atuendos negros, ya afinaban sus instrumentos esperando la llegada del director.

Una voz que se apoderó del micrófono anunció la peor noticia de la noche, el maestro y compositor Howard Shore, creador de la música de El Señor de los Anillos considerada una de las mejores bandas sonoras de la historia del cine, no podría dirigir a la orquesta esa noche por causas de fuerza mayor, las cuales no fueron especificadas. En su lugar Justin Free, compositor estadounidense que ha destacado en cintas como Avatar, El día que la Tierra se detuvo y Dragonball Evolution,  tomó la batuta.

Pese a la evidente desilusión que provocó la noticia, en cuanto salió el director y comenzó a dirigir y a hacer magia con la orquesta el público se mostró entusiasmado y le dio un cálido recibimiento.

La primera parte de la exitosa saga de J.R.R. Tolkien llevada a la pantalla grande por el cineasta Peter Jackson, “El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo”, comenzó a proyectarse en la pantalla principal del escenario, con el audio original en inglés y subtítulos en español.

La película fue la misma que hemos disfrutado desde el día de su estreno (2001), pero algo en el público era diferente, eran espectadores más perceptivos, conectados emocional, visual y auditivamente con la trama. Cada uno de los actos de la historia de Tolkien se potencializo con las vibraciones, voces y matices de la Orquesta que hizo honor al Oscar que ganó el compositor Howard Shore en 2001 por la mejor banda sonora.

La piel se erizaba cuando la flauta interpretaba la inolvidable tonada característica de la saga, el tema principal. Las trompetas parecían ser los pasos triunfales de los integrantes de la comunidad del anillo en el viaje para cumplir su misión. El sonido pesado, seco y retumbante del tambor daba la pauta de la melodía e intensificaba la expectativa ante la presencia de los daños del señor oscuro.

Al unísono las voces de los coralistas se entrelazaba, renunciando cada uno a su tono particular para formar una sola voz, el canto hipnotizante del bosque de los elfos, el sonido del viento, la voz de la desolación o el rugir de las llamas.

Justo cuando Frodo se convierte en el portador del anillo y Gandalf, Aragon, Legolas, Gimli, Boromir, Sam, Merry y Pippin deciden acompañarlo en su misión, el sonido de la Orquesta aumentó en un crechendo, la comunidad del anillo se había formado.

Con esta figura musical el director agradeció y dio pasó al intermedio de aproximadamente 10 minutos, después la película continuó.

Rápido movimientos de muñeca rasgaban las cuerdas del violín marcando la melodía de suspenso. Las actuaciones de los personajes eran aún más cercanas acompañadas de la música, la cual está presente en más del 80% de la película.

Frodo: «Ojalá el Anillo nunca hubiera llegado a mí. Ojalá nada hubiera  ocurrido».

Gandalf: «Eso desean quienes viven  estos tiempos, pero no les toca a ellos  decidir.

 Lo único que podemos decidir es  qué hacer con el tiempo que se nos ha  dado».

Las palabras cobran más sentido cuando te llegan a través del lenguaje universal, la música. Sin duda este tipo de escenas y la película en general no tendría el mismo éxito sin composiciones como las de Shore.

La Orquesta continuó tocando hasta el punto final de los créditos, interpretando temas como “May it be” a la voz de la joven cantante que supo llevar con gran astucia el track original de Enya.

VIDEO:

3 pensamientos en “Una experiencia épica en el Auditorio Nacional “The Lord of the Rings: The Fellowship of the ring””

  1. Muy buena tu reseña, pero la foto no corresponde al concierto de ayer, ni la música que pones al final. Yo estuve allí, soy parte del Coro que cantó ayer en ese maravilloso concierto.

  2. Otro comentario, no fue el joven cantante, la voz era de una mujer, una mezzo soprano. La otra voz era de una niña de 15 años

    1. Muchas gracias por su comentario. Respecto a lo de las fotos y lo “del joven” que en realidad era “la joven”, pido una disculpa por el error de edición. En cuanto al video, es una recopilación de algunos temas de la película, no está exactamente en el orden en el que se interpretó en el concierto porque simplemente es un plus para musicalizar la nota.
      Nuevamente, gracias por las observaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s