Te invito una canción

La música es el arte que está al alcance de todos. Puedes llegar a ella por medio de un simple clic. Nos mueve y nos permite revivir un instante o muchos años en unos cuantos minutos, con una frase o con un acorde. La verdad es que pienso que la música le da vida al mundo, es el pájaro que le da cuerda a todos los momentos que forman parte de una vida, de un amor, de un triunfo, de estar en el fondo o en la cima.

Facebook: Play Me, I'm Yours - International home page
Facebook: Play Me, I’m Yours – International home page

Pero ésta no nace espontáneamente. Necesita de un cuerpo, la melodía, y de un alma, la letra. Nos habla de distintas maneras para que todos podamos encontrar la que nos hace vibrar y estremecernos. Para que tengamos una canción que nos recuerde cada momento de impacto de nuestras vidas. Esto es lo mágico de la música.  

Es cierto que no todos tenemos las cualidades para crear una pieza única o una letra con la que muchos se identifiquen. Esos pocos que poseen ese don necesitan de experiencias, las cuales se transforman en inspiración y de ahí vuelan para impregnar de vida a las personas que los escuchan. Dicha inspiración puede nacer en cualquier momento, realmente llega sin tocar la puerta, sin avisar. Puede llegar en medio de la noche, entre las líneas de un libro, dentro de un suspiro, entre miradas, tras una noche inolvidable, en medio de la soledad, en la oscuridad, con luz de día, incluso caminando por la calle… justo este último instante es el que el inglés, Luke Jerram, ha intentado congelar.

¿Cómo? Te platico. Hace unos cuantos años creó una itinerante y extensa instalación de pianos, se llama Play Me, I’m Yours. La idea consiste en llevar pianos a las calles de distintas ciudades, abandonarlos y esperar a que alguien se siente a transmitir su vida con una melodía; sin que importe si eres un músico o un aficionado, los pianos estarán ahí, esperando tus manos. Más de 40 países ya han tenido la oportunidad de tener miles de teclas en su territorio, pero ahora es momento de que México experimente esta musicalizada experiencia.

Desde el 23 de marzo tendremos la oportunidad y probablemente la suerte de que un desconocido le dé vida a calles del Distrito Federal. A partir de ese día hasta el 13 de abril tendremos la misión de buscar los 20 pianos que se instalarán en la ciudad.

El proyecto llegará a México gracias a la Secretaría de Cultura de la ciudad de México y a la asociación civil Crescendi. Pero los pianos no pueden ser simples, porque nuestro país tiene mucho que entregarle al arte y a este tipo de iniciativas, por esto es que cada piano será manipulado y renovado por los artistas del taller La Quiñonera; con esto los instrumentos representarán a la perfección nuestra riqueza artística e identidad.

Por todo esto es que les invito una canción, a plena luz del día y con ganas de que todos escuchen. Ven y “toca conmigo” en las calles de México.

SitioFacebook / Twitter

Fernanda Enríquez Anguiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s