El vuelo 370 de Malaysia Airlines: el misterio que sacude al mundo entero

El vuelo MH370 de Malaysia Airlines desapareció el sábado 6 de marzo / Crédito: Malaysia Airlines
El vuelo MH370 de Malaysia Airlines desapareció el sábado 6 de marzo / Crédito: Malaysia Airlines

A casi una semana su ausencia sigue sin existir una respuesta que explique la repentina desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, el cual viajaba, el pasado sábado 8 de marzo, de Kuala Lumpur a Pekín y perdió el rastro con los controladores de tráfico aéreo aproximadamente una hora después de su despegue.

Tras una amplia búsqueda realizada por embarcaciones, aviones y satélites provenientes de China, Malasia, Vietnam, Singapur, Indonesia, Australia, Filipinas y Estados Unidos, las autoridades chinas publicaron tres fotografías de piezas flotando en el mar que podrían ser parte del fuselaje de la aeronave, teniendo la más grande un tamaño de entre 22 y 24 metros.

Según información de la Administración de Ciencia y Tecnología en China, las imágenes fueron tomadas por satélites el domingo 9 de marzo e indican las coordinadas en las que avión podría encontrarse situado: en el Mar del Sur de China, entre Malasia y Vietnam.

Inicialmente, la búsqueda se limitó al mar de China Meridional, ubicado al sur de la península Ca Mau, Vietnam porque fue el último punto donde se registró la ubicación del avión y porque se encontraron manchas de aceite que alentaron la idea de que aquella era la zona en la que la aeronave se había estrellado. Sin embargo, la Agencia Estatal Malasia desmintió el rumor al confirmar que las manchas procedían de una embarcación de poder largo.

En los últimos días los escuadrones de rescate se extendieron al Estrecho de Malaca en la costa occidental de Malasia, aunque, nuevamente, fueron reducidos por la poca certidumbre que se tiene con respecto de la ruta que el vuelo MH370 tomó.

Los pasajeros

Pauria Nour Mohammadi y Delaver Seyed Mohhammad son los pasajeros que viajaban con pasaportes robados / Crédito: BBC
Pauria Nour Mohammadi y Delaver Seyed Mohhammad son los pasajeros que viajaban con pasaportes robados / Crédito: BBC

A bordo de la aeronave se encontraban 227 pasajeros de 12 nacionalidades distintas, siendo la China la más abundante, con 153 personas, y 12 miembros de la tripulación, todos de nacionalidad malasia. Dos de los pasajeros, los iraníes Pauria Nour Mohammadi (de 18 años) y Delavar Seyed Mohhammad (de 29 años), viajaban con pasaportes robados.

Las identificaciones, que pertenecían a un ciudadano italiano y a uno austriaco, fueron robadas en 2012 y 2013 (respectivamente) en Tailandia, hecho que había sido registrado por la Interpol y que alimentó la teoría de que la desaparición fue producto de un atentado terrorista.

Sin embargo, el martes 11 de marzo, las autoridades comprobaron la identidad de los viajeros, quienes, sin tener algún nexo con el terrorismo, violaron los procedimientos de seguridad para emigrar de manera ilegal en Europa.

Después de llegar a Pekín, los iraníes planeaban viajar a Ámsterdam para luego trasladarse a dos destinos diferentes en el continente. Nour Mohammadi buscaba volar a Fráncfort, Alemania, donde se encontraría con su madre; mientras que el destino final de Seyed Mohhammad era Copenhague, Dinamarca.

¿Fallas en el sistema?

Última ubicación del vuelo MH370 / Crédito: BBC
Última ubicación del vuelo MH370 / Crédito: BBC

Algunas de las principales causas de los accidentes aéreos son el mal tiempo, el error humano y problemas de navegabilidad; no obstante, los tres motivos no parecen estar relacionados con la desaparición del vuelo MH370.

En primer lugar, las condiciones atmosféricas en las que avión viajaba eran adecuadas. En segundo lugar, el capitán de la aeronave, Zaharie Ahmad Shah de 53 años, tenía una amplia experiencia con 18 mil horas de vuelo y una larga carrera junto a Malaysia Airlines desde 1981; mientras que Fariq Ab Hamid, primer oficial a bordo, entró en la aerolínea en 2007 y contaba con una práctica de 2 mil 763 horas de vuelo.

No se descarta la idea de que el avión haya sufrido un accidente provocado por una falla en el sistema. La hipótesis es alimentada por el hecho de que la aeronave, un Boing 777-200, sufrió en 2012 una ruptura en el ala durante un incidente, la cual fue reparada y certificada por la compañía fabricante.

Por otro lado, los radares aéreos mostraron que el vuelo MH370 hizo un cambio de ruta en la que se viajaba en dirección opuesta al destino y se intentaba regresar al Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur. El capitán jamás comunicó esta vuelta con la torre de control, como indica el protocolo, ni reportó tener problemas en el sistema.

Se piensa que el avión pudo desintegrarse mientras volaba, producto de una inesperada explosión, la cual no permitió que el capitán informara sobre los problemas a bordo.

Sin embargo, ésta continúa siendo una teoría pues las cajas negras de la aeronave, que transmiten señales ultrasónicas desde el agua para poder encontrar su localización a cientos de kilómetros de distancia, no mueven ni un dedo.

Los familiares

Malaysia Airlines, a través de un comunicado, informó la creación de una línea telefónica especial para los familiares de los pasajeros y por la que fueron convocados para reunirse en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur.

La aerolínea ha contactado al 80 por ciento de los familiares, a quienes se les ha ofrecido asistencia financiera, información precisa de los acontecimientos tan pronto como sea obtenga, transporte, alojamiento, comida, asistencia médica y psicológica. Además, se asignó a cada familia al menos un asistente personal formado en la compañía o voluntario de organizaciones malasias.

El miércoles 12 de marzo los familiares de los 154 pasajeros chinos se reunieron en un hotel de Pekín para exigir escuchar el diálogo que se desarrolló en la cabina momentos antes de que el avión desapareciera. La frase fue “Muy bien, entendido”, dicha por el capitán, quien informó a la torre de control de Malasia que el avión se encontraba en óptimas condiciones mientras sobrevolaba la frontera entre Malasia y Vietnam.

Rodeados de incertidumbre y poca información, los allegados de los viajeros marcan los números telefónicos de los desaparecidos. Las llamadas dan tono, lo cual mantiene la esperanza de que ellos se encuentren sanos y salvos.

Andrea Saint Martin Parada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s