Pierden el piso

Crédito: dawidh.blogspot.com
George Best, reconocido por su amor a las mujeres // Crédito: dawidh.blogspot.com

A lo largo de la historia del futbol han existido jugadores que parecen grandes promesas para su país y su club pero que han preferido tomar otro rumbo: el de la indisciplina; cuando hacemos mención a la indisciplina nos referimos a las fiestas, el alcohol, las drogas y/o las mujeres.

Comienzan siendo ídolos de mucha gente que anhela y tiene sus esperanzas puestas en que triunfarán y serán un ejemplo a seguir pero acaban decepcionando a propios y extraños.

El primer ejemplo que traemos es el de Garrincha, jugador brasileño histórico del Botafogo nombrado mejor puntero derecho de la historia, ganador de los mundiales de Suecia ’58 y Chile ’62 con la selección verdeamarelha, y que conformó la delantera de Brasil junto con el legendario Pelé; jugó 60 partidos con la selección brasileña, con la que ganó 52 partidos, empató siete y perdió uno. Pero tuvo varios problemas, empezando por su adicción al tabaco, a la fiesta y a las apuestas; además, concibió 14 hijos reconocidos con mujeres distintas. Murió a los 49 años, el 20 de enero de 1983, sumido en la pobreza, el alcohol y la depresión.

George Best es probablemente el jugador más recordado por gustar del alcohol y las mujeres con su ya célebre frase “en 1969 dejé las mujeres y el alcohol, fueron los peores 20 minutos de mi vida”. Best logró hacerse de una carrera de gloria.  El jugador irlandés fue considerado el mejor de las islas británicas por encima de Sir Bobby Charlton y llevó al Manchester United a proclamarse campeón de Europa, sin embargo, a pesar de su sagacidad como delantero, sus relaciones con los demás no eran las mejores. Su problema con el alcohol lo llevó a pelear con sus compañeros, técnicos de la institución y aficionados. En una ocasión estuvo tres meses preso por conducir borracho, sufrió daños en el hígado por su alcoholismo a tal grado que le realizaron un transplante en 2000. Murió el 25 de noviembre de 2005.

Cómo olvidar a Diego Armando Maradona. La vida de este astro del futbol ha sido una tremenda montaña rusa que ha acariciado todo lo que la gloria y el infortunio pueden ofrecer. Su temperamento rebelde y sus excesos lo han hecho protagonista de innumerables escándalos con drogas, líos judiciales por evasión de impuestos, bancarrota y críticas a la FIFA. Dio positivo en tres  pruebas de antidoping: 1991, Nápoli vs Bari; 1994 Mundial Estados Unidos; 1997, Boca Juniors-Argentinos Jrs. Parece ser que el argentino ha encontrado estabilidad en salud pero lo persigue esa misma sombra que le ha ganado detractores en la discusión de si es mejor o no que el mismo Pelé.

Otros casos más recientes son los de los brasileños Ronaldinho y Adriano. Los dos son jugadores en activo, pero ha pesado más la fiesta, las mujeres y el alcohol que su propio desarrollo futbolístico.

Ronaldinho Gaucho, quien renovó por un año más con el Atlético Mineiro es considerado por muchos como el jugador que podría haber sido el mejor de la historia, ya que impregnó en el fútbol su sello característico lleno de magia y gambeta; pero Ronaldinho nunca más logró la estabilidad que tuvo en su paso por el FC Barcelona, en el Milán, o en su otro equipo carioca, el Flamengo. Relacionado con fiestas de tres días seguidos en su paso por Italia, Gaucho perdió calidad y condición; era tan incontrolable en su rebeldía que incluso en su paso por el Flamengo el club tuvo que abrir una línea telefónica para que los hinchas lo reportaran si lo encontraban en algún bar. Una estrella se apagó, y el aficionado a este deporte le llora y le extraña en su mayor nivel.

Adriano Leita, ex Inter de Milán y quien acaba de firmar por el Atlético Paranaense, es  considerado el “Rey de la Fiesta”, gastando 40 mil euros cada fin de semana en fiestas en su paso por Italia, con mujeres y tirando su vida con el alcohol. Estos hechos hicieron que el astro brasileño fuera separado de la verdeamarelha, situación que lo llevó a la baja, futbolísticamente hablando; sin duda, otro talento a la basura.

Podemos encontrar cientos de historias más, como las de Ariel Ortega, Romario, Faustino Asprilla, Paul Gascoigne, etcétera. La fiesta, el alcohol, las drogas y las mujeres han sido una constante en la vida del futbolista pero la mayoría sabe cuáles son sus responsabilidades como atleta de alto rendimiento. La pregunta es, ¿cuántos futbolistas más se verán afectados por estos factores?

 Alberto Marcelín Arévalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s