Álvaro Uribe y ocho años de gobierno

El 4 de julio de 1952 nació en Medellín, Colombia Álvaro Uribe Vélez, quien luego de haber sido alcalde, concejal y diputado se convirtió en presidente y fue reelegido. El miércoles 23 de octubre, antes de ofrecer en la ciudad de México la conferencia “La construcción del tejido social y el papel de los medios de comunicación”, evento organizado por A favor de lo mejor, el exmandatario tuvo un encuentro con legisladores mexicanos; platicaron de temas que iban desde seguridad, reforma energética y participación ciudadana, entre otros. Pudimos estar presentes. A continuación te presentamos los apuntes, anécdotas y consejos más relevantes de Uribe a partir de preguntas de los políticos mexicanos.

Crédito: Gabriel Rendón
Crédito: Gabriel Rendón

Libertad en materia energética

En Colombia, relató Álvaro, hay participación privada, pero con el control del Estado. La legislación no impide que haya refinerías mixtas o privadas. En materia de generación de energía hay libertad.

Democracia participativa

Para el expresidente una de las claves durante su gobierno fue el diálogo con los colombianos: “Durante los ocho años, todos los sábados, tuvimos  un diálogo sin criterio partidista… con las autoridades de la región (de distintas regiones de Colombia), independientemente de que fueran afines o contrarias al presidente… (eso) creó mucha confianza y espíritu de participación”.

Apuntó que para obtener resultados debe ser una actividad constante y no “flor de un día”. “Creo mucho en la democracia participativa como base legitimante de la representativa“, aseguró. También expresó su confianza en la nueva generación, que considera más preparada y exigente: “Estoy seguro de que lo va a hacer mejor que mi generación y que las anteriores”.

Crédito: Gabriel Rendón
Crédito: Gabriel Rendón

La importancia de la política social

“Lo que le dio respeto a nuestro gobierno fue la combinación de la política de seguridad con la política de inversión y la política social”. En un ambiente en el que el capital salía al extranjero, urgía crear confianza económica, y se logró colocando a la seguridad como prioridad en el discurso. “Nadie se atrevía a hablar de seguridad porque en el discurso político se ha pensado que no da votos, que, al contrario, genera rechazo… el valor que nosotros le agregamos fue presentarla como parte fundamental de un modelo democrático… pero la acompañamos de política de promoción de inversión y de política social”.

Para Uribe, esta última es la validadora de la seguridad. Asegura que durante su gobierno en los tres ámbitos hubo avances, que aunque no dejaron los problemas resueltos, sí por buen rumbo.

Ciudadanía que colabore, no que sustituya

Sobre grupos de autodefensa, Uribe aseguró que es necesario que la ciudadanía participe colaborando, pero sin sustituir al Estado. “Cuando hay sustitución del Estado se generan las consecuencias para que eso desemboque en criminalidad… Colombia lo vivió”.

La participación de la ciudadanía tiene que ser motivada por el Estado, por pastores. “El estado tiene la obligación de apelar a todas las figuras comunitarias: a los padres, a los profesores; es muy importante empezar con esas células básicas de la comunidad”. La participación, dijo, además tiene que estar guiada por una acción específica. En Colombia se integró a la ciudadanía con la policía: los domingos o lunes Uribe organizaba consejos de seguridad con la participación de la seguridad; alguien gerenciaba la participación comunitaria y rendía cuentas. “Cuando la ciudadanía está integrada con la policía, la policía se cuida más, tiende a ser más eficaz y transparente… una policía que no tiene nada que ver con la ciudadanía tiende a corromperse”.

Por otro lado, aseguró, “una ciudadanía que empieza a tener más confianza en la policía es más confiada de las instituciones”. Recordó que tiene que ser una actividad sostenida, constante. “Yo mantenía el gobierno integrado por la comunidad, y eso nos obligaba a ser muy cumplidos“.

Recuperar la fe con metas parciales

“Al gobierno que presidí le tocaron carteles más poderosos y menos visibles que el de Pablo Escobar. Cuando llegamos, teníamos una tercera parte del país en la narcoguerrilla, otra en el narcoparamilitarismo y otra en riesgo”. Con este panorama, al entonces presidente le preguntaban cuánto tiempo demoraría en recuperar la seguridad de Colombia. “Yo no puedo prometer tiempo… lo que prometo es dedicación día y noche”, contestaba. Si prometía tiempo perdía credibilidad, pero si prometía dedicación, ésta se traduciría en pequeños avances.

Fuimos recuperando la fe con metas parciales. Íbamos mejorando este indicador, mejorando aquel otro, y la ciudadanía lo sentía”.

Crédito: Gabriel Rendón
Crédito: Gabriel Rendón

Los países no se pueden descuidar

Contó Uribe que hace años en Colombia se dijo que Escobar fue producto del descuido. Pensaban que Colombia tendría tránsito pero no producción o consumo; Colombia llegó a ser el principal productor de cocaína y ahora cifras internacionales indican que estudiantes colombianos son, en porcentaje, los mayores consumidores de cocaína en el mundo. “Todos los países son presas potenciales no sólo del riesgo de tránsito, sino de la producción y el consumo“.

Los fenómenos criminales son invasivos

Un mal cálculo, de acuerdo con Álvaro, fue pensar que al ser un fenómeno criminal, los involucrados se eliminarían entre ellos. “Pero los fenómenos criminales son invasivos… van avanzando tanto en su poder que un día llegan y comprometen al legislador y le dicen ‘o procede de esta manera o lo asesinamos’, y al otro día se lo dicen al juez y también al profesor”.

México ha reconocido el problema

Uribe piensa que es bueno que México haya reconocido el problema y que lo haya enfrentado. “Otros países que tienen ese problema de manera creciente tratan de ignorarlo, y llega un momento en que amenaza con destruir las instituciones. México está en un momento de mucho optimismo por las reformas… hoy las instituciones mexicanas son más poderosas… cuando las instituciones se van poniendo frente al crimen se crea un ambiente optimista en la comunidad, que permite que este cúmulo de reformas que ustedes (los legisladores) están adelantando se puedan tramitar”.

Crédito: Gabriel Rendón
Crédito: Gabriel Rendón

Reconstruir la confianza sobre los hechos

En sus inicios como presidente también le preguntaban por qué no hacía una inversión grande para mejorar la imagen de Colombia. “No me atrevo, porque el video en contra de los hechos no genera credibilidad”, decía. “Aquel video que decía ‘Visita Colombia, el único riesgo es que te quieras quedar’ lo ordenamos cuando ya había avances en seguridad, entonces ya no había contra evidencia entre lo que se vivía en el país y lo que decía el video”.

Para Uribe, dos logros iniciales para mejorar la imagen fueron que los ciudadanos pudieran desplazarse por las carreteras y que el turismo comenzara a llegar a Cartagena; los dos sucesos beneficiaron a los colombianos: se reconstruía la confianza sobre los hechos.  “Gastar dinero en cambiar la imagen sin hechos que lo soporte es botar el dinero“.

Finalmente, el expresidente aseguró que el problema no es sólo de estructuras o instituciones, también de seres humanos: encontrar el balance es importante. “Yo soy combatiente, buena parte de la sociedad me ha querido”. Recordó que la gobernabilidad se logra con el apoyo de la gente. También habló sobre el actual presidente: “Nunca la elección de un presidente había sido determinada por la anterior como el de Santos. Impulsamos su gobierno y ahora somos oposición”. “Hemos sido una democracia respetable“, concluyó.

Redacción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s