Anna Karenina tras bambalinas

Poster oficial de “Anna Karenina”. /Crédito: IMDB.
Poster oficial de “Anna Karenina”. /Crédito: IMDB.

Ficha técnica

Título: Anna Karenina
Director: Joe Wright
Año: 2012
Elenco: Keira KnightleyJude LawAaron Taylor-Johnson
Guion: Tom Stoppard
Duración: 130 minutos
Clasificación: B

Reseña

Del director Joe Wright, conocido por filmes como Orgullo y Prejuicio (2005) y Expiación, deseo y pecado (2007), llega Anna Karenina (2012), cinta basada en la novela de León Tolstói que prueba que es posible mezclar el cine y el teatro de una forma simplemente mágica.

La película cuenta la historia de Anna (Keira Knightley), una mujer de la alta sociedad casada con un funcionario destacado y con quien tiene un hijo; por azares del destino Anna viaja a Moscú para ver a su hermano y conoce al Conde Vronsky (Aaron Taylor-Johnson), un joven oficial por el que siente una profunda atracción desde el principio.

La simpatía  y la obsesión entre ambos llevan a Anna a serle infiel a su esposo Alexéi (Jude Law), y lo que parece ser sólo una aventura en realidad es sólo el comienzo de situaciones inesperadas, haciendo que Anna tenga que enfrentarse a cosas más terribles que el simple hecho de confesar la verdad.

El “qué dirán” se encuentra aquí en su máxima expresión, en una sociedad aristócrata preocupada por mantenerse lejos de rumores y habladurías; la historia está ambientada en la sociedad rusa del siglo XIX. El vestuario, la música y el contexto de la época están bien logrados.

Son las actuaciones las que se quedan cortas debido al poco conocimiento que tienen los actores respecto a la Rusia de 1874 y es que Anna, por ejemplo, en algunas ocasiones tiene actitudes y expresiones que parecen no encajar con la mujer de ese entonces, lo cual vuelve al personaje algo exagerado y poco creíble.

Lo que se lleva la atención del espectador es el manejo teatral de la cinta, el filme es visualmente impresionante, cambios de escenografía frente a la vista de la audiencia logran crear esa sensación de estar contemplando una obra de teatro, lo que constituye un gran acierto, pues demuestra que aún se puede hacer algo nuevo a pesar de las múltiples adaptaciones que ya existen de la obra.

Pasión descontrolada, celos y sentimientos encontrados es lo que nos ofrece la cinta. Recomendable para aquellos enamorados del amor y del dramatismo, Anna Karenina nos sorprende y nos enseña que el cine puede ser visto desde los ojos del teatro.

Calificación: Dos estrella y media de cuatro.

Angélica Porras Pimentel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s