El nacimiento de Sor Juana Inés de la Cruz

Imagen: www.ucsj.edu.mx
Imagen: http://www.ucsj.edu.mx

Dentro del claustro tan sólo cuatro paredes fueron necesarias  para que uno de los mayores talentos de nuestro país pudiera desarrollar su ingenio literario. Es Juana Inés de Asbaje y Ramírez, renombrada como Sor Juana Inés de la Cruz, a quien recordamos en el aniversario de su nacimiento, el 12 de noviembre de 1951.

La décima musa, como también se le conoce, destacó desde su niñez al aprender a leer a la corta edad de tres años, razón por la que se dijo que era niña prodigio. Destacó al escribir su primera loa al cumplir tan sólo ocho años, lo que le valió ser reconocida en la corte del virrey, por lo que posteriormente llegó a ser dama de la virreina Leonor María Carreto.

Pese a la época en la que vivió, Sor Juana pudo resguardar y seguir sus más grandes pasiones: la lectura y el desarrollo de su escritura. Fue entonces que pese a que se le prohibió seguir con su búsqueda de conocimiento por el hecho de ser mujer, buscó todo medio para continuar con sus estudios y entonces, a la edad de dieciséis años, ingresó al convento de las Carmelitas Descalzas y más tarde a la Orden de San Juan Jerónimo.

Sor Juana contaba con un intelecto que se reflejó en sus obras. Tenía un espectacular uso de la palabra que podría entrar en el culteranismo. Por otro lado, cada trabajo que realizaba poseía un contenido irreverente para su tiempo, filosófico, rebelde, psicológico, algo fuera de la común obra de algunos de sus contemporáneos. Su desarrollo fue en la poesía, donde fue mayormente reconocida, sin embargo, en la prosa y la dramaturgia supo producir ejemplares obras que son igualmente elaboradas.

Fiel defensora del ingenio femenino, ícono de la escritura novohispana, quebrantadora de paradigmas, Sor Juana es una de las más prolíficas escritoras de todos los tiempos. Sus obras más conocidas son Respuesta a Sor Filotea, De una reflexión cuerda con que se mitiga el dolor de una pasión, Primero sueño, El divino Narciso.

Elizabeth Villa Caudillo

Un pensamiento en “El nacimiento de Sor Juana Inés de la Cruz”

  1. Respuesta a Sor Juana

    Soneto de Juan Cu

    “…porque a mis brazos duermes en mi lecho
    tu voz callada encuentra que no había
    quien te amara de amores satisfecho.

    Soy tu deseo Juana que en mi ardía,
    y en tu cabal mirada, yo sospecho
    que no será amor, tu bizarría.
    –De uno que sí te quería—Juan Cu

    Cuanto fatal veneno, mía Adhara,
    los buenos libros dejan su contexto
    a los pobres lectores so pretexto
    de escribirlos a quién se los pensara.

    Y no habría porqué la queja clara
    de aquéllos sus lecturas en el texto,
    escribir con la mano al año sexto
    las memorias que en mi yo preguntara…

    Libros fueron impresos, dos, no más:
    los que se escriben unos a los otros,
    y los que se publican los demás.

    Nuestra vida es un libro que jamás
    muriendo está, sí el tiempo de nosotros,
    escribe uno sólo, y nunca más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s