Caos Inducido

Según algunos expertos en emergencias médicas, hay un proceso que puede ser la diferencias entre la vida y la muerte: el coma inducido, que consiste, a grandes rasgos, en sedar al paciente para disminuir la actividad cerebral y poder tratar mejor algún efecto provocado por una herida en el cerebro. Pues bien, tengo la hipótesis de que a la forma de hacer política en nuestro país podríamos llamarle caos inducido.

Imagen: www.seccion22.org.mx
Imagen: http://www.seccion22.org.mx

Parte del mismo principio de inducir el coma: se aplica en casos de gran peligro de la vida del paciente, se disminuye el consumo de oxígeno y se necesita menos glucosa, de tal manera que con el tiempo se estabiliza al paciente para después “despertarlo”; la opción no es cualquier cosa, además de ser impactante para la familia del tratado.

En el caos inducido se reduce la actividad cerebral (o por lo menos eso se pretende) de los ciudadanos, hartándolos, con la idea de que piensen menos y crean que no hay nada mejor que estar ausentes de este mundo. Un instrumento muy eficaz para estas operaciones es la televisión, especialmente los informativos, aunque también pueden entrar en juego los programas de entretenimiento. Se busca generar tal caos que los mexicanos nos sintamos a un paso de ahogarnos, de ahí en adelante, cualquier mejora, por mínima que sea, despierta una luz de esperanza (aunque sea al final del túnel, a ese que dicen que se recorre al ir a la otra vida), y entonces la sensación de franca recuperación atrapa a todos y volvemos a ser un país de gente feliz.

Con la teoría del caos inducido podemos explicar por qué a los policías, al ver que el tránsito está de locos, se les ocurre manipular los semáforos y ponerlo peor; por qué los maestros, al ver la baja calidad de educación del país, salen a marchar en vez de prepararse y dar mejor clases; por qué los seleccionados del futbol, que están a punto de quedar descalificados del mundial de la especialidad, al no ser capaces de liderar la eliminatoria en la poderosísima zona de CONCACAF, se dan el lujo de perder en el Azteca contra Honduras (¿sirvieron los cambios del “Chepo”?); también podemos explicar que ante las oportunidades históricas que hemos tenido de ser un país desarrollado, demos un paso adelante y tres o cuatro hacia atrás.

Otros países que hace apenas unos pocos años estuvieron sumergidos en el caos, como Chile y Corea del Sur, ahora son modelo de desarrollo, especialmente los asiáticos, que sufrieron una guerra devastadora, costándoles, entre otras cosas, la división en dos de su país.

Ahora en el mundo se baila al ritmo de sus artistas, se habla por sus teléfonos, se miran las series por sus televisores… así podríamos seguir con la lista y, ojo, sin importar los vecinos, Japón y China como competidores, y los del norte como amenaza. ¿Qué podemos decir de nosotros? ¿Qué le queda al mexicano, que gane “el Canelo” y poder celebrar el Grito? Lo de Saúl Álvarez ya lo veremos, lo del grito podemos empezar a dudarlo, ¿por que no? Se puede inducir más caos, no hay que hacer menos

¿Qué podemos decir de nosotros? ¿Qué le queda al mexicano…, ¿que gane “el Canelo”, y poder celebrar el Grito?, lo de Saúl Álvarez ya lo veremos, lo del Grito podemos empezar a dudarlo, ¿por qué no? Se puede inducir más caos, no hay que hacer menos el ingenio y la inventiva del mexicano, aunque sea por puro “divertimento”, como dijo uno de los promotores de esta teoría política.

Por Fernando Huerta Vilchis

***

Fernando Huerta Vilchis es Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y Maestro en Comunicación Social por la Universidad Panamericana. Actualmente es candidato a Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Es miembro de la World Association for Public Opinion Research (WAPOR), de la Association for Education in Journalism and Mass Communication (AEJMC) y del Grupo Análisis Latinoamericano de Ciencia Política (ALACIP). Profesor en la Escuela de Comunicación de la Universidad Panamericana Campus México. Puedes contactarlo en: fhuerta@up.edu.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s