‘El Conjuro’: miedo y escalofríos a la vieja escuela

Imagen: movies.inquirer.net
Imagen: movies.inquirer.net

Ficha técnica

Título: The Conjuring (El Conjuro).
Director: James Wan.
Año: 2013
Elenco: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Lili Taylor, Ron Livingstone, Shanley Casswell, Hayley McFarland.
Guion: Chad Hayes y Carey Hayes
Duración: 112 minutos
Clasificación: B-15

Reseña

El Conjuro al fin llega a los cines en México. Hoy en día es muy difícil asustar a los incrédulos con fantasmas y casas embrujadas. Las producciones de “horror” actuales se caracterizan más por explotar el tema sangriento y por su mala producción que por causar verdadero miedo en el público. Es por eso que El Conjuro resulta sorpresivamente bien hecha. No sólo está cuidada en el aspecto técnico, sino que además cuenta con un guion que arrancará más de un grito por parte de la audiencia.

La historia es sencilla. Carolyn y Roger Perron (Lili Taylor y Ron Livingstone) se mudan a una nueva casa de campo junto con sus cinco hijas. Tras haberse instalado en la casa, una serie de acontecimientos escalofriantes les hacen darse cuenta de que no están solos. Asustada por los terribles eventos que los acosan en la noche, Carolyn acude con los investigadores paranormales Lorraine y Ed Warren (Vera Farmiga y Patrick Wilson) para que descubran y expulsen a aquello que atormenta a su familia.

El director James Wan (Saw, Insidious) y los guionistas Chad y Carey Hayes (La Casa de Cera) nos presentan lo que es sin lugar a dudas su mejor trabajo hasta el momento. Toman un argumento común, trillado y poco original y lo transforman en una escalofriante experiencia.  Al igual que en la primera mitad de Insidious (2010), Wan genera un ambiente de tensión que viene  de la incertidumbre. El miedo de la audiencia no viene del hecho de que haya fantasmas en la casa, sino de que no sabemos cuándo van a aparecer. Al igual que Insidious, mientras menos sabemos del fantasma más tensión nos causa.

El guion está, igualmente, bien llevado. A diferencia de su película La Cosecha (2007), Chad y Carey Hayes nos traen una historia que va introduciendo lentamente al espectador en el mundo que le presenta. Los sustos que van paulatinamente subiendo de tono, la vida cotidiana de la familia, los juegos de las niñas e incluso la llegada de Lorraine y Ed están fríamente calculados para mantener en tensión a la audiencia. Podría decirse que la historia va lenta, pero nunca deja de ser interesante para el espectador.

El director de fotografía John R. Leonetti también hace un maravilloso trabajo con unos trucos de cámara y de iluminación fuera de lo común. Desde encuadres iluminados por centelleantes luces de rayos hasta cámaras volteadas de cabeza, la fotografía de Leonetti ayuda a mantener el tono oscuro y misterioso de la película, además de hacerla bella visualmente, algo raro en una película de este tipo.

Imagen: terrymalloyspigeoncoop.com
Imagen: terrymalloyspigeoncoop.com

En cuanto a las actuaciones, el elenco provee de suficiente profundidad a sus personajes para que nos preocupemos por ellos. Patrick Wilson, quien ya trabajó con James Wan en Insidious, interpreta bien su papel de hombre de familia e investigador paranormal. El amor que siente por su esposa es claro en cada escena, y nos hace entender lo riesgoso de su profesión. Sin embargo, su personaje no estaría completo sin la Lorraine de Vera Farmiga, nominada al Oscar a Mejor Actriz Secundaria por Up in the Air en el 2010. Ella provee a Lorraine de un aire misterioso y compasivo. Su personaje parece estar a un nivel de sabiduría superior a los demás, sin resultar soberbio ni molesto.  Lili Taylor y Ron Livingston también resultan convincentes como la pareja Perron, particularmente Taylor, cuya angustia es palpable en cada escena.

Sin embargo, El Conjuro se cae en su acto final. Al igual que en Insidious, la causa del misterio que atormenta a la familia resulta menos interesante que el misterio en sí. Sin entrar en detalles, se puede decir que la verdadera magia de la película está en la incertidumbre, y una vez dada la certeza todo resulta menos escalofriante.

Aun con sus defectos, El Conjuro es una satisfactoria experiencia para los amantes del cine de horror. James Wan, al contrario que en Saw, nos enseña que mientras menos muestres, más tensa tendrás a la audiencia. Esta película muestra que el género del horror no evita hacer buenas producciones, sólo hay que aproximarse a él desde una perspectiva distinta a la usual. Si la historia es basada en hecho reales (como asegura la película) o no, resulta irrelevante, el mundo que nos presenta está tan bien construido que asustará incluso a los más incrédulos.

Calificación (de cuatro):

Tres

 

 

 

Por Jorge Marcelo Espinoza Lasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s