‘El viaje de Chihiro’: magia, creatividad e imaginación

Por Jorge Marcelo Espinoza Lazo 

Ficha Técnica

Título: Sen to Chihiro no kamikakushi (El viaje de Chihiro).
Director: Hayao Miyazaki.
Año: 2001.
Guion: Hayao Miyazaki.
Duración: 125 minutos
Clasificación: A

Foto: es.gdefon.com
Foto: es.gdefon.com

Reseña

En una época tan saturada por lo digital, resulta muy poco común encontrar una película de animación tradicional de alta calidad. La competencia es dura y el reto de entretener a los niños con dibujos no hechos a computadora es cada vez más complicado. Pese a estas dificultades, el director japonés Hayao Miyazaki logró demostrarle al mundo que la animación tradicional aún tiene mucho que dar con El viaje de Chihiro. Esta cinta no sólo se llevó el Premio de la Academia a Mejor Animación en el 2003, sino que además logró recaudar más de 200 millones de dólares a nivel mundial, poniendo a Estudios Ghibli como una de las mejores productoras de animación en el mundo.

La película cuenta la historia de una niña llamada Chihiro, la cual se dirige con sus padres a su nueva casa. Cuando su padre se pierde en el camino, llegan a un extraño túnel. Tras atravesarlo, descubren que al otro lado hay una feria que aparenta estar desierta, pero cuyos alimentos siguen servidos. Al probar estos últimos, los padres de Chihiro son convertidos en cerdos y ella se ve atrapada en un mundo gobernado por la exigente bruja Yubaba. Es en él donde conoce a Haku, un chico que esconde varios misterios, y donde deberá encontrar la manera de salvar a sus padres para volver a su mundo.

Al ver la película es imposible no encontrar similitudes con Alicia en el país de las maravillas. Chihiro es la pobre niña que ha caído en el agujero de conejo para ir a parar a un mundo maravilloso, fascinante y peligroso. Sin embargo, es sólo hasta ese concepto donde llegan las similitudes entre ambas historias. Todas las criaturas y escenarios que Miyazaki nos presenta hacen de esta película una pieza única de animación. Pasados algunos minutos, uno se olvida que alguna vez Chihiro perteneció al mundo humano.

La cotidianidad y belleza con que Miyazaki nos presenta este nuevo universo resultan refrescantes en una época donde estamos tan acostumbrados a las películas en las que nos explican todo de manera rápida y procesada. Miyazaki jamás nos aclara del todo cómo funciona este mundo en el que su protagonista se encuentra, simplemente deja que nosotros lo deduzcamos y vayamos aprendiendo conforme avanza la historia.

Imagen: www.identi.li
Imagen: http://www.identi.li

La película nunca va demasiado rápido ni sigue una trama del todo clara. El director nos presenta una serie de situaciones aparentemente cotidianas en la vida de Chihiro en este nuevo mundo, y sólo al final entendemos que todo lo que hemos visto tiene un sentido. Cada una de las acciones que Miyazaki nos ha presentado en pantalla ha resultado crucial para el desenlace. Deja que la historia siga un avance lento pero jamás aburrido, todo tiene un significado, todo lleva a una lección.

Hayao Miyazaki es famoso por exaltar a una protagonista femenina y tener un mensaje ecológico en todas sus películas, y esta no es la excepción. Chihiro es un personaje completo que va evolucionando a lo largo de la trama. Sin embargo, lo curioso de ella es que (a diferencia de muchos personajes actuales) no tiene nada de extraordinario, y eso es lo maravilloso: es una niña normal en una situación extraordinaria. Miyazaki deja que su protagonista evolucione de manera profunda sin dejar de lado todas esas actitudes propias de una niña de esa edad: los llantos, los quejidos y la desesperación de Chihiro no son defectos sino que, al contrario, la hacen más real para el espectador.

El mundo en el que nos vemos envueltos junto con Chihiro es maravilloso y rico en personajes. Desde el a veces espeluznante Sin Cara hasta la despiadada bruja Yuababa, todos los personajes son complejos y fascinantes. De todos ellos destaca Haku, el misterioso chico que trabaja para Yubaba pero a la vez ayuda a Chihiro. El misterio, serenidad y seriedad de su carácter hacen un perfecto contraste con la inquietud y desesperación de Chihiro. No sólo es uno de los personajes más importantes de la película, sino que también uno de los más interesantes.

La profundidad de la trama casi se ve opacada por la maravillosa animación que nos presenta Miyazaki. Los colores, los detalles, los paisajes y las expresiones de los personajes se nos presentan de manera increíble. Para cualquier amante de la animación, Chihiro es un festín visual. La riqueza en los dibujos deja en claro al espectador que la animación tradicional tiene todavía mucho por ofrecer.

El viaje de Chihiro tal vez resulte un poco molesta para las personas que buscan una historia sencilla y sin complicaciones. Sin embargo, para aquellos que buscan una rica experiencia cinematográfica en animación, algo diferente a las producciones digitales de hoy en día, es una película perfecta. Pese a ser una película animada, es probable que sean los más grandes quienes disfruten más de sus  mensajes y metáforas. Al igual que las producciones de Pixar, se puede decir que esta película es literalmente para todas las edades.

Calificación: 4 estrellas de 4

Nota: Para quienes no quieran perderse la experiencia, esta película se presentará el próximo 24 y 25 de agosto en el Anifest en Cinemex Real.

Un pensamiento en “‘El viaje de Chihiro’: magia, creatividad e imaginación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s